fbpx

ICA Instituto de Comportamiento Animal

Blog de ICA

644 72 44 19

Blog de Etología 
y Educación Canina

¿Por qué NO usar Castigos?​

ACLARACIÓN:

Creo que es necesario señalar que un castigo es un estímulo que se produce después de un determinado comportamiento y que reduce la probabilidad de que esa conducta se repita en el futuro. Es decir, cuando castigas un comportamiento, este deja de aparecer con el tiempo.

Si la conducta continúa apareciendo no se trata de un castigo, es simplemente MALTRATO, solo se le está aplicando DOLOR y MIEDO.Si ya está muy poco justificado usar métodos aversivos para educar y además no funciona, solo le estás maltratando.

*Por ejemplo, si el cachorro sigue orinando a pesar de restregarle el hocico en el pis, no es un castigo. En este ejemplo, el cachorro es demasiado joven para poder controlar su esfinter y orinarse en casa es perfectamente normal. Antes de tratar de corregir una conducta debemos plantearnos si realmente está mal.

¿Por qué no deben emplearse los castigos?

 (entendiendo castigo como castigo positivo)
 

Los castigos tienen graves efectos sobre el perro, pero también sobre el “educador” (la persona que lo educa, sea familia o un profesional).

Estos son algunos de los efectos negativos en el PERRO:

  • Indefensión aprendida
  • Enseña a ser violento
  • Inhibe la proactividad
  • Su principal motivación será evitar el castigo
  • Aumenta la ansiedad y estrés.
  • Aumenta la inseguridad y los miedos
  • Realizará la conducta castigada únicamente cuando no esté su “educador” presente
  • Se degrada gravemente el vínculo entre el perro y su “educador”
  • Promueven el miedo hacia su “educador”
  

Estos son algunos de los efectos negativos en el “EDUCADOR”:

  • Generan un sentimiento de ansiedad y culpabilidad. Especialmente en “educadores” no profesionales. No nos gusta hacer daño a los seres queridos y solo lo hacemos pensando que “era lo correcto” o “no quedaba más remedio”.
  • Da pie a una escalada en la intensidad de los castigos. Si el castigo deja de ser efectivo, se tiende a incrementar la intensidad de los mismos, facilitando la aparición de castigos físicos.
  • Generan un sentimiento de distanciamiento con el perro. Al verse afectada la confianza hacia su “educador”.

¿Se puede educar sin castigar?

Por supuesto que .

La educación en positivo constituye un método mucho más adecuado tanto para todos los integrantes de la familia al partir de la premisa de que las relaciones entre perros y su familia deben basarse en el respeto mutuo y entender las necesidades del animal.

Suscríbete:

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Conviértete
en el mejor amigo
de tu perro